El Valle de Tejas es un lugar complejo, con una historia compleja. Se ha sometido a los cambios sociales y económicos enormes en los últimos 200 años.photo

Una vez fue una frontera escasamente poblada ruralmente, ahora el Valle es una de las regiones metropolitanas de más rápido crecimiento en el país. Es una de las principales zonas de comercio internacional en la agricultura, el comercio minorista, turismo, restaurante, logística, construcción, salud, transporte y las industrias manufactureras.

Los cuatro condados del Valle están situados a lo largo de la frontera México-Estados Unidos y son el hogar de aproximadamente 1.3 millones de personas, con muchos más trabajadores de temporada y los “Tejanos de Invierno” (conocidos en inglés como “Winter Texans”) migran a la zona durante una parte del año.

Según la Oficina del Censo de EE.UU., cerca del 90% de la población es hispana y el 47% es menor de 25 años. Una parte importante de la fuerza laboral está compuesta por trabajadores indocumentados.

El Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) ha levantado las restricciones al comercio y el aumento espectacular de la actividad de las maquiladoras, plantas industriales ubicadas a lo largo de la frontera que se basan en el trabajo de mano de obra que hacen en México y el apoyo logístico de los EE.UU.

Gilberto Salinas del Consejo de Desarrollo Económico de Brownsville estima que los negocios en el Valle se ha triplicado desde que el TLCAN entró en vigor en 1994.

La desigualdad de este crecimiento y la riqueza está a la vista. Trabajadores de bajos ingresos viven en colonias que carecen de infraestructura básica, mientras que los profesionales muy bien pagados viven en residencias privadas de lujo.

Según el economista Paul Osterman, esta es la región que tiene a los trabajadores con sueldos más bajos del país. Una cuarta parte de los adultos ganan menos de $6.19 dólares por hora y el ingreso familiar es de $20,000 menos del promedio nacional para una familia.

“La gente tiene la mentalidad de hacienda, la mentalidad de plantación, que, ‘Bueno, es un trabajador inmigrante y vive conmigo, entonces le voy a pagar lo que quiera. Yo los estoy alimentando. Pero ese no es el caso. Las leyes laborales aclaran que tiene que pagar a las trabajadoras domésticas por lo menos $7.25 por hora, así como cualquier otro trabajador.” – Hector Guzman Lopez, organizador

Tejas es también un estado de derecho al trabajo(Right to Work en ingles), lo que hace difícil organizar a los trabajadores a través de los sindicatos tradicionales. Como resultado, sólo el 5.7% de los trabajadores pertenece a un sindicato, mucho menos del promedio nacional que es 11.3%.

Estos factores, junto con las leyes laborales débiles y las agencias reguladoras sin recursos para todas las industrias, resultan en que la gran mayoría de los trabajadores están menos o sin protegidos.

OutreachinAltonEl valle también tiene una larga tradición de resistencia al racismo, la explotación y la intimidación por parte de quienes detentan el poder, sean los patrones Españoles, rancheros Mexicanos, propietarios agrícolas Anglosajones o corporaciones multinacionales.

La primera huelga de trabajadores agrícolas en Tejas se llevó a cabo en el condado de Starr en 1966. Unos meses después la Unión de Campesinos organizó una marcha de 400 millas con 15,000 personas donde marcharon desde San Juan, Texas a la capital para exigir un aumento de sueldo de 85 centavos por hora a $1.25 por hora.

A través de los años, los trabajadores, las organizaciones comunitarias y grupos de fe juntos con los trabajadores agrícolas, los Chicanos, Santuaristas, y los movimientos de derechos de los inmigrantes han luchado por los derechos humanos y la justicia social.

Estos esfuerzos de la comunidad han ayudado a derrotar las políticas de Jim Crow y ganó mejores salarios y condiciones de trabajo más seguras. También han abierto oportunidades en el empleo, la vivienda, la educación superior y la política.

Fuerza se basa en estas experiencias y historias para derrotar las barreras basadas en el racismo, la clase, el género y de inmigración que no dejan a nuestras comunidades vivir vidas saludables y exitosas.

Sea voluntarioContribuya con donacionesManténgase Informado.